volver a inicio
imagen de un smartphone

5 razones por las que consultar a un asesor antes de aprobar el borrador de la renta

Publicado el 17/05/2021

Índice de contenidos

  1. 1.- La tranquilidad de que lo haga un experto
  2. 2.- El ahorro que me supone hacer mi declaración bien
  3. 3.- El año pasado estuve en ERTE, ¿cómo me afecta?
  4. 4.- Soy autónomo y el año pasado recibí ayudas ¿cómo tributan?
  5. 5.- Ha habido cambios en mi vida personal ¿tengo que informar de ellos?

Un año más llega la campaña de la declaración de la renta, el momento más temido para algunos, y con más motivo, después de un 2020 para olvidar. Quizás por este temor, por la comodidad de no hacer trámites o por las ganas de recibir el dinero, hay personas que confirman el borrador año tras año sin consultar a un profesional.

Existe la mala costumbre de contratar a un asesor sólo cuando tienes algún problema legal o de no dejarse asesorar en trámites como la renta por pensar que te saldrá muy caro. En este artículo te vamos a explicar por qué en la gran mayoría de ocasiones esto es un error.

La tranquilidad de que lo haga un experto

Si ya de por sí es totalmente recomendable que la declaración te la haga un profesional, este año te diría que es casi indispensable. Solemos creer que en el borrador de la renta no hay fallos, pero te doy un consejo: más vale prevenir que lamentar.

El pasado 2020, ha sido un año de locos, con varias situaciones que han influido en nuestro rendimiento económico, como las prestaciones por los ERTES, las subvenciones recibidas o el cese de la actividad empresarial por parte de los autónomos. Todos estos detalles pueden llevar a la complicación de la declaración, por eso es de especial importancia que se revise todo punto por punto por un asesor fiscal.

El confirmar el borrador de la renta sin consultar previamente a un experto te puede suponer que te devuelvan menos dinero del que te pertenece o que incluso te puedan sancionar, ya que, aunque presentes un borrador hecho por la administración, el responsable de la declaración que se presenta eres tú.

Confiando en asesores como los de Estévez Dorta, te aseguras de que se comprobarán deducciones y bonificaciones aplicables a tu caso específico, para que no te lleves sustos en el futuro.

El ahorro que me supone hacer mi declaración bien

Como ya he dicho antes, existe la creencia de que "si voy a un asesor fiscal me va a cobrar 60 o 80 euros y para nada". Pues esto es falso, primero porque puedes hacer tu declaración de la renta por entre 30 y 40 euros, y segundo porque el profesional que elijas hará todo lo posible para que pagues menos o que te devuelvan más.

Existen bastantes deducciones, como las de pagar un alquiler, hacer donaciones a ONG'S, haber tenido un hijo etc, que por lo general no te saldrán en el borrador y suelen ser claves para que acabes pagando menos o que te devuelvan más de lo que en un principio pensabas.

De ahí la importancia de consultar con un asesor cualificado, estudiará tu caso personalmente y se asegurará de que todas estas deducciones no caigan en saco roto.

El año pasado estuve en ERTE, ¿cómo me afecta?

Por lo general, y como a lo mejor ya sabes, no es obligatorio presentar la declaración de la renta si los ingresos anuales no superan los 22.000 euros.

La mala noticia para muchos españoles es que, cuando a lo largo del año el trabajador tiene un segundo pagador, y este segundo pagador te ingresa más de 1.500 euros, la cantidad por la que estás obligado a realizar la renta baja a 14.000 euros.

En otras palabras, si durante el 2020 estuviste en ERTE más de un mes, casi seguro que estás obligado este año a presentar la declaración de la renta.

Si tienes alguna duda, te recomiendo acudir a un profesional para que estudie tu caso personalmente. Como ya te he comentado anteriormente, con un "gasto" de unos 40 euros te puedes evitar un buen disgusto.

Soy autónomo y el año pasado recibí ayudas, ¿cómo tributan?

Los autónomos, al contrario que los trabajadores por cuenta ajena, están obligados a presentar la declaración de la renta siempre que sus ingresos anuales superen los 1000 euros.

Como bien nos dice este año la Agencia Tributaria, si eres autónomo o PYME y durante el 2020 recibiste algún credito ICO, alguna ayuda directa o sufriste el cese de la actividad empresarial, debes incluir toda esta información en la campaña de la renta de este año, ya que están consideradas como rendimiento de actividad o rendimiento del trabajo.

Consulta con un asesor para más información, ya que para cada caso hay diferentes variables. Por ejemplo, en el caso de la prestación recibida por cese de actividad, los primeros 2.000 euros recibidos están exentos de impuestos.

Ha habido cambios en mi vida personal, ¿tengo que informar de ellos?

Otro de los puntos que no suele estar correctamente registrado en el borrador de la renta es el de los cambios personales. Si durante el año 2020 has comprado una vivienda o has hecho una reforma energética en alguna propiedad, debes saber que tienes deducciones especiales.

Este tipo de deducciones varía según la comunidad autónoma donde residas. Como en Estévez Dorta somos una asesoría canaria, vamos a hacer hincapié en las deducciones para ésta región:

  • Por invertir en la vivienda habitual. Los contribuyentes con base imponible total de menos 15.000 euros tienen una deducción del 3.5%. Mientras que para los contribuyentes con base imponible total de entre 15.000 y 30.000 euros, la deducción es del 2.5%.
  • Por reforma de la vivienda habitual o por obras de rehabilitación energética. Se deducirá el 10% de las cantidades abonadas, con un límite del 10% de la cuota íntegra autonómica.
  • Por obras de adecuación de la vivienda habitual para personas con discapacidad. La deducción es del 10% de las cantidades satisfechas, con un límite del 15% de la cuota íntegra.
  • Por traslado de residencia habitual a otra isla para realizar una actividad laboral. Se aplicará una deducción de 300 euros para el periodo impositivo en el que se produce y el siguiente, siempre que se permanezca al menos cuatro años y la base imponible total no supere los 39.000 euros en tributación individual y los 52.000 en conjunta.

Como has podido comprobar, este año resulta aún más importante presentar la declaración de la renta correctamente. Con una inversión muy pequeña contratando a un asesor, puedes evitar problemas en el futuro e incluso recibir alguna alegría en el presente.

¿Quieres compartirlo?